Páginas vistas en total

sábado, diciembre 31, 2005

Haikus deseos al terminar el año

Tan sólo cinco
sumados a dos siete
el dos mil seis.

Tabaco

Argumentos (pocos), sofismas, analogías absurdas, retóricas encanecidas acompañan estos días que parecen chocar contra un muro. Nuestro planeta gira en torno al Sol, pero esta noche salta una barrera en su anual elipse: un argumento homólogo, casi pulmonar: el año acaba a horas distintas en distintos lugares. Somos una especie que enmaraña astronomía y administración
Aunque el hábito de fumar parece determinar el modo en que nuestra maquinaria razonadora trabaja, el hecho de que existan fumadores y no fumadores con gusto por la automortificación o por la paradoja impide que la correlación entre una condición y otra con el apoyo o el rechazo de la Ley anti-tabaco sea límpida y perfecta. Así no es el mundo, lo que se comprueba en la existencia de compañías de seguros.
Pedimos al señor Google información sobre "Ronald" AND "Fisher" AND "tobacco"AND "statistics" y la a ratos rigurosa empleada Búsqueda Avanzada nos comunica la aproximada cifra de 66.100. Dijo Don Ronald que la misma predisposición genética (misma por vía de correlación; son los caminos de la identidad) llevaba al cáncer de pulmón y a la adicción al humo. Al parecer, estudios posteriores con gemelos monocigóticos no apoyan semejante tesis. Sabido es, sin embargo, que los gemelos monocigóticos son el gran descubrimiento literario del siglo XX y XY: los hermanos pasaron de la novela al género numerario.
Avancemos nuestra opinión, que es lo que cuenta si se mantiene un blog. Nadie creía ya en lo de "año nuevo, vida nueva". La barrera se conjuraba en una borrachera propiciada por alcohol o programación televisiva. La rueda da otra vuelta y adiós. Hasta tal punto esto era así que el mayor fracaso (o éxito, según se mire) de la historia de España, el mayor consenso, lo consiguió el calendario juliano (de Julio, catedrático de Salamanca y no césar de Roma), según el cuál el año académico iría de enero a diciembre: si se saltaba la barrera orbital con todas las asignaturas aprobadas, ni lo notábamos. Y es que, en efecto, las gimnásticas y políglotas nuevas vidas que nos proponemos comienzan en octubre o setiembre, cuando sólo se esperan ya los melocotones de Calanda y los otoños del vino, y se prolongan hasta un verano que se confunde con la Segunda Venida en lo que se refiere a abdominales.
Pero esta ley nos enriquece con la esperanza o la amenaza de una vida nueva, nos alegra estos días a la juliana y obtiene un acuerdo nacional que empequeñece hasta al reloj de la Puerta del Sol.
Donde no hay consenso es en lo que se refiere al signo de los acontecimientos: se levanta el sitio o se estrecha. La peste viene o se va. Quien lo sepa, ¿fuma o no? 10:05

viernes, diciembre 30, 2005

Por Isis y por Osiris

Aquí está la tridimensional pintura de Dadd:


16:00

Animal google

Transcribimos algunos resultados poéticos: Consultado el señor Google acerca de (esto me suena a algo) la cadena "tender is the", ofrece unos 267.000 resultados. Consultado inmediatamente acerca de la cadena "is tender", nos alcanza nada menos que 1.780.000. Goleada. Googleada, que diría algún pesado.
Solicitado el servicio de búsqueda avanzada, se le pone a prueba con las siguientes cadenas y consiguientes resultados:
"Tender is the" AND "Fitzgerald": 121.000.
"Tender is the" AND "Keats": 11.600.
A matter of measurements, remarcaría un ingenio escopetado. No contentos con esto, realizamos una última búsqueda:
"sweet is the" AND "Arnold" AND "Dover": 1050.
Ignorant armies, sostendrá el más heavy. Nos abstenemos de buscar "is the night". Postponemos "in the night". Un asunto de fortuna literaria remite a un animal. Esta es la constatación principal de nuestra inquisición.
Los animales grandes, compuestos de otros pequeños cuando se observa a la escala adecuada. Los animales pequeños que son un solo animal grande contemplados a la escala conveniente: Un ejercito extendido por una colina, que tiembla o descansa. Cuando la niebla se retira, sigue allí. Los soldados atienden a que la energía del rumor haga estremecerse a todo el paisaje en una vibración perfectamente calibrada. Una bandada de estorninos en la tarde fría. Se reúnen ahora todas las páginas con una marca compleja: maravillas del alfabeto. Al infinito y más allá con cuatro puñeteros caracteres.
El animal Google y sus mutaciones (elgooG, en el espejo) crecen y se conforman según sus partes se enlazan. Estoy en el centro, todos los enlaces conducen a un formulario: el mundo en una avellana y la melancolía aneja.
N.B.; El mundo no está en ningún sitio, ni se le espera. 10:32.

miércoles, diciembre 28, 2005

Problemas NPI, 1ª parte

En la vida nos hemos enfrentado muchas veces a problemas de la clase NPI. O, al menos, eso es lo que creemos. Pues es el caso que nuestra capacidad para clasificar un problema como NPI (que en principio no equivale a la clase NPI), nos parece tan altamente decisoria y luminosamente oracular que nos parecería incluso soberbia extrema pretender que sabemos lo que sabemos no saber. Incluso, si no sabemos que sabemos algo es -en muchas ocasiones, Jourdain incluso- como si no lo supieramos, con lo que nuestra capacidad sería otra vez infalible en sus dictámenes. Ahora bien, lo cierto es que esta capacidad podría no ser sino un disfraz para la pereza misma. En lugar de DUEP ("¡Déjeme vd. en paz!", a no confundir con DUEP) decimos NPI, que es menos imperativo, aunque quizá suene grosero y no sólo por mantener en una cierta indefinición el problema propuesto.
En efecto, comencemos por la constatación de que nos encontramos frente a problemas cuya solución desconocemos y tememos seguir desconociendo por más que buenamente nos pongamos a ello: "Ni lo sé ni sé dónde puedo averiguarlo". Sin embargo tal situación es contradictoria en sí misma, pues en ningún momento negamos que el problema carezca de solución. Es más, si aceptamos que podemos buscar en libros o en Internet, ¿por qué excluir el recurso a otro humano más capaz en los menesteres de que se trate? - Aquí ciframos la madre del cordero: "Recurra vd. o pregunte a otro, que esto que me dice MLTF" (no se trata de MLTF). En cierto modo, nuestra perezosa ignorancia contiene ya la solución de un problema NPI. Sabemos que si nos ponemos a ello, obtendremos la solución en un tiempo razonable con una probabilidad muy alta.
De otra manera: no sólo sabemos que el problema NPI tiene solución, sino que nos atrevemos a comparar el coste de lograrla con nuestras ganas de tomarnos la molestia. Pecamos por exceso, como se ve.
Consultado el señor Google por la cadena "NPI", nos vemos en la obligación de declarar que no tenemos NPG (no nos referimos a NPG) de ordenar o comentar los resultados obtenidos. Eso sí, convenientemente expandida esa misma cadena dentro de las comillas, obtenemos 118.000 resultados aprox. (nada más lejos de aprox.). Es de suponer que en su mayoría corresponden a foros y otros lugares de expansión, pero no tengo una idea muy clara (IMC, que no es lo mismo que IMC). Día 29, 11:35 TMC (a no identificar con TMC ).

Salvo error

Visitamos al señor Google y le pedimos que nos busque, sin más especificaciones, la cadena de caracteres "Iker". Once de los veinte primeros enlaces ofrecidos se refieren a Iker Casillas. De esos mismos veinte, cinco nos conducen a cuatro individuos de los que no hablaremos aquí. Los cuatro que nos quedan para completar los veinte se dedican al señor Iker Jiménez. Uno, que el señor Google en su sabiduría algorítmica coloca el primero, parece ser la página propia de Jiménez, Iker. Otro corresponde a la emisora televisiva que ha incluido las deposiciones de éste en su programación. Los dos enlaces restantes nos llevan a bien conocidos blogs escépticos.
Molestamos de nuevo al señor Google y probamos con "Jiménez". El podio lo ocupan la Fundación JR, la medalla de plata es para la empresa Autobuses Jiménez y, en tercer lugar, nos encontramos otra vez con nuestro Iker. No está mal.
Sólo nos queda ahora visitar al señor Jiménez y preguntarle por el señor Google. En realidad, la visita al Sr. Jiménez puede producir un desaliento paralizador al neófito. Me costó preguntarle por Google, pero eso no es demérito que deba cargarse en su debe; va a cargo de mi propia incapacidad, la que además me hizo finalmente preguntarle por otra cosa. Afortunadamente, el azar me concedió una pista segura en el enlace que llevaba a una entrevista realizada a nuestro anfitrión por un voluntarioso periodista y que concluía de la manera que transcribo:
Tras la monición ( "Procura sumar bien"), pregunta el periodista:
"¿Cuantos libros publicados?"
Responde Don Iker: "Ocho."
Continúa el periodista, introduciendo la famosa distinción entre título y ejemplar: "¿Cuantos libros vendidos (en total)?"
La progresión ya anuncia la futura explosión: "No lo sé con exactitud. Cerca de cuatrocientos mil. Incluyendo las colecciones que he coordinado, unos ochocientos mil."
Cambiemos de medio: "¿Cuantas horas de radio?"
Un paso atrás para impulsarnos mejor: "Más de tres mil."
"¿Cuantos oyentes?"
Tranquilos, que volvemos a las cifras buenas; no olvidemos por otra parte que tres mil horas son muchos segundos: "Hasta ahora, antes de la nueva edición de los sábados, setecientos mil."
Concluyamos: "¿Cuantos proyectos en marcha?"
Misterios gloriosos: "Infinitos. Siempre."
A quien se encuentre apesadumbrado por las apabullantes cifras que esgrime el señor Google (1.170.000 "resultados" para "Iker"), estas respuestas le colocarán delante de una vastedad sin límites. En efecto, los números de google (los dichos para Iker; 1.310.000.000, para "USA", desde luego aproximadamente) son tirando a grandes, pero apuntemos que estas cifras se mueven mucho más abajo (o mucho más aquí, más cerca de nuestras dos manos y nuestros diez dedos, aproximadamente diríamos o en general) que el googol, ese número tan tremendo que sólo exige un uno y cien ceros para escribirse; dos unos y tres ceros si tenemos superíndices. En fin, tanto y tanto más abajo del llamado googolplex, que es diez elevado a un googol (aquí ya necesitamos un 1 y un googol de ceros; hágase cuentas el industrioso lector acerca de los recursos que necesitaría para escribir ese número a lo bruto).
Pero dejémonos de pequeñeces, ocho letras es infinito y eso ya es más serio. Optimismo derramado para la eternidad. Creemos al señor Jiménez. Lo único que nos desconsuela un poco es cómo se parecen sus proyectos entre sí y a los seguramente también infinitos de algunos otros curiosos irrelevantes. Minucias. Quién nos dice que no nos sorprenderá con el proyecto googolpléximo. Esperamos ansiosos. 12:35

martes, diciembre 27, 2005

Análisis sintáctico

Tomamos al azar (bien determinado azar) una oración. En Google introduzco "Cataluña" y "estatuto". Tomaré el primer enlace. Tomaré la primera oración que no sea un título. El resultado es:
"En el proceso de recuperación de las libertades democráticas, el pueblo de Cataluña recobra sus instituciones de autogobierno"
Hiperbingo: Es el Estatuto del 79, el vigente. El arranque, en un tiempo verbal que me resulta indefinido, del Preámbulo. La indefinición no me parece cosa de la lengua pues leo: "En el procés de recuperació de les llibertats democràtiques, el poble de Catalunya recobra les seves institucions d'autogovern."
Debe de ser la performatividad profana de la prosa constitucional o el carácter nacional, puestos a formular hipótesis insensatas. No se dice, sin embargo, "en uso de su (...x...), Cataluña recobra ...".
Excluyo el llamado presente histórico pues soy incapaz de fijar el instante del acontecimiento. Lo admitiría en una película que fingiese eternamente que todo comienza in medias res: "...recobra...", etc. No sabemos qué fuerzas, por cierto, estarán reorganizándose to strike back.
Lo que sí sabemos, es que Cataluña vuelve a una situación anterior y así se me antoja negada precisamente la soberanía que pudiera tener propia o, más bien, delegada. No hace sino volver a lo que no puede dejar de ser. Leemos en el borrador del nuevo estatuto:
"La nación catalana ha venido construyéndose en el curso del tiempo..."
Ahora nos las vemos con la continuidad y la progresión tal vez interrumpidas por algún meteorito del espacio exterior, de los que comenzaron a caer allá por el 1714. Pero es lo que tiene ser histórico: siempre se vuelve. O se dice que se vuelve.
Lo que uno se pregunta es que si se pretende el regreso a instituciones medievales (no lo son ciertamente; técnicamente no lo pueden ser), se niega lo que se afirma acerca del carácter nacional de Cataluña y Arán (Escunhau incluido para deleite de Jesús Quintero) pues se va a buscar naciones a una época en que no las había. Ergo, la construcción nacional es mentira. Sigue siendo la vuelta al ser inmutable. La historia es una confabulación de la que siempre saldremos victoriosos hasta la próxima e inminente derrota: un niño solitario juega con un adversario siempre más poderoso, paternalista, cruel.
Y si nada es como dicen, ¿cómo sabemos de qué estamos, están, dialogando?
No bastará con nuestra alabanza del cinismo, de la Realpolitik: "Sabemos lo que hacéis, transigimos con ello, no nos deis la lata". Su discurso está escrito: Pues la misma miseria de nuestros intereses probará la grandeza de nuestros ideales. Las palabras sublimes servirán también para las cuchilladas que hemos de procurar a los nuestros ("mi primo Francesc y yo no podemos cobrar la misma comisión"). Las palabras sublimes, a las que tanto aman ahora los funcionarios de izquierda, las inconmensurables, absolutas, inobjetables banderas de la sublime libertad de las naciones oprimidas, tan solidarias, ya se sabe, con los "otros pueblos de España". 20:35

FileMaker

Crea un blog secreto. En lugar de utilizar un procesador de textos, utiliza el programa FileMaker pues le ilusiona que lo que escribe aparezca en un rectángulo no demasiado grande.
Sabe que no tiene lectores, pero en seguida le sorprende su falta de sinceridad (su autocensura, por así decir). Quiere decirlo todo y nada mejor que la confesión, el diario público. Al principio incluso da a conocer una URL vagamente errónea. Aún se resiste. Sin embargo, el del desnudo es un arte de vocación pública, coram populo, y con el tiempo se molestará por no ver su blog referenciado.
Por otro lado, no se trata de descubrir sino de construir. Ya encontrará (inventio) asuntos que le sirvan a su propósito. Al propósito que lo que vaya construyendo le descubrirá. Nos topamos con quien queríamos o quien no queríamos. Hypocrite auteur,—mon semblable,—mon frère!
Por lo demás, nada mejor que un rincón del laberinto donde nadie levanta su pata. 14:18.

lunes, diciembre 26, 2005

Shadow of a Doubt

Esto ahora es un amago de obsesión. Incontinencia, excusa en los detalles y mecanismos. La lógica a la que uno se va adaptando. Se adapta a una historia. Verum est factum.

Homenaje

A un gran poeta. A este blog le quise poner adrede. Luego probé con gatuperio. Ahora ya se ve su URL. Se ve grosso modo.

Uno

Crear un blog para no escribir nada.
Key: Pierrot Lunaire algo alterado.