Páginas vistas en total

domingo, diciembre 16, 2007

Síntomas

En las mismas calles y en los mismos lugares se acumulan los coches en doble fila. En algunos, siempre los mismos, lo hacen de tal manera que obligan a un curioso slalom al conductor visitante o pasajero. Esa constancia nos habla de causalidades múltiples cuyos resultados son más bien simples. Inversamente, cualquier fenómeno simple es síntoma o consecuencia de algún laberinto que no podemos extricar y, menos, al volante.
Quizá los fenómenos sean siempre simples. Las descripciones, simples y las explicaciones, complejas. Valga el oxímoron idiográfico y la navaja envainada.

No hay comentarios: