Páginas vistas en total

lunes, diciembre 10, 2007

Tránsito

Al morir, toda una vida pasa por delante de sus ojos, pero comprueba que ésa no es su vida. No que la vea como lejana o ajena, desde una otredad de prestigios intelectuales que parecería rimar con la situación. Es que es la vida de otro y punto. Le da tiempo a pensar en peligrosos descuadres el día del juicio. A que uno se lleve un premio o un castigo inmerecido. Un follón contable en el día de cierre del ejercicio. Pero se está muriendo y toda una vida pasa por delante de sus ojos. Descubre -ahora es el último suspiro- que la narración es acertada y que, por algún azar indescifrable, se ha pasado toda su vida cargando con los días y las olvidables noches de otro.

No hay comentarios: