Páginas vistas en total

martes, enero 15, 2008

Ensayo

El ensayo está muchos pasos más allá de la lección, aunque léxicamente esté permitido elevar el tiro y decir que se ensaya para la lección.
El ensayo lo es también de quien ensaya. Así el sujeto es objeto del mismo, aunque la situación no sea necesariamente reflexiva. El ensayo nos ensaya para descubrir nuestra ley metálica.
Quizá el ensayo como género literario haga lo mismo, lo cual es especialmente meritorio porque -junto con el blog- es éste el género de la ocurrencia y lo es más que la lírica, que ya es decir, aunque sin alcanzar a otras variedades del género didáctico en sus diversas modalidades delictivas.
Si regresamos al ensayo del actor, del músico o del bailarín, reconocemos que no hay aquí lugar para bromas y que para poder ensayar hay que haber aprendido mucho, lo que se hace a través de otros formatos y otras ejercitaciones. Porque la espontaneidad es difícil. Y más a mis años.

2 comentarios:

pdro dijo...

Esto es un aplauso no al uso. Mas aplauso.

Lo enlazo.

Muchas gracias.

Anónimo dijo...

impecable