Páginas vistas en total

miércoles, enero 23, 2008

Perplejidades montunas

A la colina que tantas veces había ascendido decidió aquel día subir por otro camino, más escarpado. Y tanto que llegó a un lugar por donde no podía seguir y hubo de volver sobre sus pasos.
Años después, le toca una revisión o una corrección de su ruta, pero bajando. La diferencia es notable porque no se trata sólo de bajar y subir, sino también de ir y volver. Conque una dificultad en el descenso es una dificultad al final del día y no a su principio.
Cuando uno no puede seguir ni retroceder, ello se debe tanto a una situación objetiva como a que sólo resta lo que resta de sus capacidades a renovar circadianamente o mediante una fiesta entre semana (que decía el poeta).
La analogía, pues la excursión nos habla del día, nos acerca también al día de la vida del hombre y es exacta: las dificultades en el regreso no son las que hubo en el progreso, aunque también es cierto que uno puede estar de vuelta de todo e incluso sin haber ido (que también decía el poeta).

No hay comentarios: